lunes, 28 de marzo de 2016

Requiem en la Maestranza.

Ayer la Banda del Maestro Tejera debería haber tocado la Marcha Fúnebre de Chopin o el Requiem de Mozart. La Maestranza, en la UVI estos últimos años, sigue sin mostrar mejoría.

Morante se dejó un toro vivo. En Sevilla. En su reaparición en la Maestranza. En Resurrección. Y aún así... un amplio sector del tendido le ovaciona. No puede ser. Dejarse un toro vivo es un fracaso. Más aún en ese lugar y en esa fecha.

Y entre ovación y pitos... él sale a saludar. En fin... Hay cosas que sólo puede hacer Morante, pero eso no significa que no sean faltas de respeto al toreo.

Sigamos engañando al público para que así crezca más. ¿Para qué crear aficionados que protejan y fomenten la Fiesta de los TOROS como tiene que ser, si podemos tener más y más público que aplauda cualquier mantazo de las "figuras", denigrando con ello al TORO y al verdadero arte de torear?

No hay respeto ni al toro, que es el protagonista de todo esto, ni a la afición. Y así vamos, rallentando y diminuendo.

Como dijoDon Quijote: "Quien bien tiene y mal escoge, del mal que le venga no se enoje".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada